El Factor X de los videojuegos – Parte I

El otro día llegué rendido a casa y en mi mente solo había lugar para una palabra: vaguear. Me senté en mi sofá favorito y encendí la tele. Destrozado por el agotamiento físico decidí convertirme en un espectador pasivo y rendirme ante el embrujo de la televisión. En ese momento comenzó unos de los programas…